La reserva de la información protegida por el secreto profesional

Úrsula Indacochea Prevost

Abogada por la Pontificia Universidad Católica del Perú, candidata a Máster en Estudios Avanzados en Derechos Humanos por la Universidad Carlos III de Madrid. Miembro de Constitucionalismo Crítico

Uno de los dos supuestos de excepción regulados por artículo 17.4 del TUO de la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública (aprobado por D.S. 043-2003-PCM) se refiere a “cualquier tipo de información protegida por el secreto profesional que debe guardar el abogado respecto de su asesorado”. Este supuesto se refiere a la información protegida por el secreto profesional de naturaleza legal.

Esta excepción, conocida como el “Privilegio de la Relación Abogado-Cliente” (Attorney-Client Privilege), protege las comunicaciones cursadas entre la Administración Pública y sus abogados (y a los colaboradores, ayudantes y asistentes de éste) cuando están referidas a materias o problemas legales sobre los que se ha solicitado su consejo o asesoría profesional.  La finalidad de esta excepción es permitir una comunicación libre entre la Administración pública y sus asesores legales, de manera que ésta pueda brindarles toda la información que sea necesaria sin temor al escrutinio público, lo que finalmente debe redundar en la calidad de la opinión legal emitida.

Más allá de su aparente simplicidad, este supuesto encierra algunas cuestiones que conviene precisar. La primera, es que la excepción se refiere únicamente al secreto profesional que protege la relación abogado-cliente, pese a que como se sabe, el secreto profesional no es una institución privativa de la profesión legal[1]. En términos prácticos, esto significa que la Administración no puede negar el acceso a información, invocando esta excepción, cuando ésta se refiera al consejo  de algún otro tipo de asesor, aún cuando también se encuentre regulada por el secreto profesional.

En segundo lugar, la excepción del secreto profesional del abogado no se encuentra limitada al contexto de un proceso o procedimiento, como podría inferirse del último párrafo del artículo 17.4 (“esta excepción termina al concluir el procedimiento”). Entendemos que esta limitación temporal se refiere solamente al primer supuesto regulado en el mismo artículo, esto es, a “la información preparada u obtenida por asesores jurídicos o abogados de las entidades de la Administración Pública cuya publicidad pudiera revelar la estrategia a adoptarse en la tramitación o defensa en un proceso administrativo o judicial”; y la razón es sencilla: la relación abogado-cliente cubierta por el secreto profesional no siempre se da en un contexto de litigio, ni siempre está relacionada a un proceso. Pese a ello, nuestro Tribunal Constitucional no ha realizado esta distinción, como se aprecia en la Resolución Nº 2846-2010-PHD/TC.

Por otro lado, veamos los alcances materiales de esta excepción. La norma se refiere expresamente a “cualquier tipo de información protegida por el secreto profesional”. De esta manera, creemos que se ha pretendido eliminar cualquier duda acerca de si la excepción protege solamente las opiniones emitidas por los asesores legales, o si también se extiende a la información referida a hechos que usualmente el cliente suele proporcionar al abogado: la normativa peruana ha optado por una formula amplia, cuyo contenido dependerá de la manera en que el secreto profesional se encuentre regulado en nuestro país.

Veamos este punto con más detalle. Para establecer qué tipo de información está protegida por el secreto profesional en la relación abogado-cliente, puede resultarnos útil reconstruir mediante una aproximación general, la dinámica de dicha relación. En ella, el cliente (en este caso, la Administración Publica) entrega al abogado cierta información –normalmente fáctica- para que éste la analice y emita una opinión sobre un problema de tipo legal, sobre la base de sus conocimientos técnico sobre el Derecho.

Se trata, entonces, de una relación en la que los insumos proporcionados por el cliente resultan de vital importancia. Es por ello que sólo el cliente puede autorizar al abogado que revele información entregada y protegida bajo el secreto. En esa línea, consideramos que la excepción que comentamos ampara especialmente la información fáctica proporcionada por la Administración Pública, a diferencia de lo que ocurre con la excepción referida a los consejos y opiniones que forman parte de un proceso deliberativo de la Administración (artículo 17.1 del TUO), donde el énfasis se encuentra en la opinión y el consejo, mientras que la información fáctica sólo es protegida excepcionalmente.

En nuestro país, el secreto profesional ha sido recogido por la Constitución como un derecho[2]; no obstante, nuestro Tribunal Constitucional se ha pronunciado de manera abstracta sobre su contenido en la STC Nº 7811-2005-PA/TC , indicando que protege “toda noticia, información, situación fáctica o incluso proyecciones o deducciones que puedan hacerse en base a la pericia o conocimientos del profesional y que hayan sido obtenidas o conocidas a consecuencia del ejercicio de una determinada profesión, arte, ciencia o técnica en general”.  En esa línea, creemos que una aproximación razonable sería entender que la reserva se refiere a la información fáctica proporcionada por la Administración Pública a sus asesores legales (incluyendo a sus colaboradores), así como al análisis, proyecciones y consejos que éstos emitan sobre las materias que les han sido consultadas.


[1] Así, por ejemplo, el artículo 165 de nuestro Código Penal tipifica el delito de “Violación del Secreto Profesional” de la siguiente manera: “El que, teniendo información por razón de su estado, oficio, empleo, profesión o ministerio, de secretos cuya publicación pueda causar daño, los revela sin consentimiento del interesado, será reprimido (…)”

[2]  Constitución de 1993.

“Artículo 2.- Toda persona tiene derecho: (…) 18. A mantener reserve sobre sus convicciones políticas, filosóficas, religiosas o de cualquier otra índole, así como a guardar el secreto profesional.”

Anuncios

¿Desea comentar este documento?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s